cultura

Siete consejos para escribir mails profesionales

El correo electrónico es, además de un medio de comunicación, una herramienta de trabajo indispensable, por lo que debes aprender a mantener una imagen profesional con su uso.

Aunque muchos profesionales piensan que el correo es un detalle sin importancia, la manera en que se redactan las palabras utilizadas y hasta el sujeto del mail dicen mucho de quién los envía, por lo que debes ser cuidadoso. A continuación te damos algunos consejos para mejorar tu uso del correo electrónico:

1. Es fundamental que siempre digas lo que quieres desde el principio, por lo que tu intención debe quedar establecida en las primeras líneas. Recuerda que “florear” daña la impresión de que no sabes lo que quieres y te restará importancia con tu interlocutor.

2. Utiliza frases completas, las reglas ortográficas y de redacción existen por una razón: para usar de forma correcta el lenguaje. Abreviar palabras, sustituir “q” por “k” o incluso crear nuevos términos además de confundir al destinatario pueden provocar que éste lo tome como una falta de respeto.

3. No escribas todas las palabras en mayúsculas. Algunas personas lo hacen para evitar el uso de acentos, sin embargo es incorrecto y lo único que conseguirás es que te vean como una persona con pocas habilidades de comunicación.

4. Piensa muy bien en lo que vas a escribir antes de hacerlo. Toma un segundo para poner tus ideas en orden antes de empezar. Cuanto más claro estés mejor. Recuerda que esto no es una conversación cara a cara, donde puedes aclarar cosas en la marcha.

5. Relee tu email antes de enviarlo. Quizás lo que escribiste no es lo que pretendías decir. Solo tómate un minuto y vuelve a revisarlo para darle mayor claridad y evitar penosos incidentes.

6. El mail es una herramienta ágil, por lo que las oraciones deben ser cortas y claras para obtener una estructura simple.

7. La ortografía es sumamente importante, recuerda que no estás escribiendo un mail personal, sino a posibles clientes y proveedores o a tu jefe. Si no tienes buena ortografía puedes utilizar un corrector en tu procesador de textos o consultar alguno en Internet. Recuerda que a pesar de la utilidad de estas herramientas es necesario hacer la revisión manual, para evitar omisiones o errores de significante.

-Tania M. Moreno

Cómo usar con éxito la red social profesional más relevante del mercado

La red de contactos es la forma más potente para construir relaciones profesionales. Es un proceso activo para mantener activos tus contactos, sirve para saber sobre oportunidades ocultas, estar visible para las personas claves de tu rubro, así como para obtener una visión más clara de tu mercado objetivo, desarrollar relaciones efectivas y aprender más sobre las necesidades de tus sectores elegidos.  Se recomienda listar contactos amigos y contactos decisores clave de las compañías de tu interés; así como:

  • Participar en asociaciones, seminarios, conversatorios
  • Publicar artículos, libros o temas de tu dominio idóneos
  • Asistir a ferias, exposiciones, convenciones
  • Realizar trabajos de voluntariado, así como participar en comunidades virtuales
  • Llevar cursos de especialización u otros, pero, sobre todo, ¡salir de tu casa!

LinkedIn, una herramienta poderosa

LinkedIn es la herramienta top para los ejecutivos y profesionales de hoy. Se dice que Facebook es una reunión social; Twitter, una fiesta y LinkedIn, una reunión de negocios. Estar en LinkedIn no es colgar tu currículum en la herramienta. Se recomienda, en el extracto, explicar por qué estás allí y qué beneficios puedes generar a aquellos que te contactan. En el extracto no debes consignar tus especialidades, eso lo harás en el apartado correspondiente. En tus especialidades, lista diez a doce palabras claves que sean específicas de tu industria y/o función. Sé creativo en este punto. Si es necesario, busca en LinkedIn palabras clave relacionadas con el argot de tu perfil o que las hayan utilizado otros contactos tuyos que tengan buen seniority.

Ernesto Rubio, socio gerente general de ER|Ronald

Lo que decimos de nosotros mismos

Existen quienes se expresan siempre negativamente de sus circunstancias buscando nuestra conmiseración por lo triste o difícil de “su situación”. En otras palabras, hablan sin parar de lo mal que les va, de su mala suerte, de cómo todo es más difícil para ellos, de cómo todo son malas experiencias, de lo duro que está el mercado, de cómo no hay oportunidades o trabajo para ellos -en fin, se presentan ante todos como un restaurante siempre vacío- con la consiguiente mala percepción que eso genera, como ya hemos visto.

Otros culpan siempre a los demás por su falta de éxito o directamente por las consecuencias de sus malas decisiones o acciones. Creen que victimizarse ante terceros es la mejor manera de justificar sus errores, frustraciones o fracasos, casi como si les hubieran puesto una pistola en la frente para decidir lo que decidieron o hacer lo que hicieron. Sin asumir sus responsabilidades, se presentan a sí mismos como seres debilitados frente a un mundo que no logran manejar.

También hay quienes afectan irremediablemente su imagen cuando se pasan la vida hablando mal de otros y lo adoptan casi como su único tema de conversación. Peor aún, cuando hablan mal de quienes fueron o son sus jefes, colegas, parejas, amigos o familiares, con el fin de desprestigiar justamente a quienes les deberían algún tipo de lealtad o gratitud. ¿Podemos confiar en personas que, actuando así, evidencian la pequeñez de su espíritu o su falta de calidad humana y generosidad? Difícilmente.

Hablar bien de nosotros mismos no pasa por tratar de impresionar o de ser mejor que nadie. Pasa por comprender que la lealtad, la empatía, la transparencia, el positivismo y el entusiasmo que inspira y transmite energía son nuestros mejores aliados para crear un halo de éxito duradero y un mejor posicionamiento para nuestra marca personal. Lo que decimos de nosotros mismos, de nuestras circunstancias y de los demás impacta mucho en la percepción que los otros tienen sobre nosotros, nuestras vidas y carreras. Tratar nuestra marca personal con más cuidado, respeto y cariño es ¡totalmente nuestra responsabilidad!

El Comercio

Cómo manejar mi imagen profesional para obtener un ascenso laboral

Un ascenso laboral siempre (o casi siempre) es una feliz noticia y, para obtenerlo, un factor clave es manejar correctamente la imagen profesional, proyectar una apariencia firme. A continuación, veremos algunas de las claves para obtener un ascenso laboral.

¿Qué factores son importantes o vitales para lograr un ascenso?

Acompañado con un buen desempeño, un factor importante para lograr el anhelado ascenso es proyectar a través de tu apariencia profesional una imagen consistente con quien tú quieres llegar a ser. Para ello debes definir los valores de tu marca personal que están conformados por tus valores, experiencia, habilidades, talentos, misión y visión en la vida, cultura, entre otros factores que para ti sean importantes.

 

¿Somos una marca personal?

Nosotros somos una marca y también debemos ser consistentes con nuestros valores de marca personal y por ende con nuestro desempeño; estos valores difieren de persona a persona. Al proyectar la consistencia de nuestra imagen tendremos mayor probabilidad de que nos recuerden por nuestro nombre, por nuestras ventajas competitivas y que, al momento de elegir entre una terna a quién ascender, nuestro nombre sea el propuesto pues los tres pilares de la imagen serían consistentes con nuestro currículum vitae y buen desempeño. Si un área tiene una jefatura vacante y tienes dos analistas con las mismas competencias y expectativas es más probable que elijan al que luce como jefe o gerente.

Vanessa Simonetti, Consultora specialista en el tema y Directora de Imagen Personal y Profesional, asociada al Institute of Image Training and Testing Internacional (IITTI).

Tips para tu contenido

¿Estás iniciando en el mundo digital o ya llevas tiempo en él y no sabes cómo acercarte al usuario con un contenido relevante? Cautivar a las exigentes audiencias que hoy en día inundan la red es una tarea complicada pero no imposible.

El secreto está en ser organizado y estar actualizado. Estos seis sencillos pasos te ayudarán a lograr el éxito esperado.
Cantidad: Antes de estar estar pensando en qué les vas a decir a los usuarios, primero debes de hacer un análisis de cuántas publicaciones debes de generar al día. Guarda espacio para el famoso newsjacking que beneficie a la marca. Hoy en día menos es más y con los constantes cambios en redes sociales, lo mejor es tener pocas publicaciones pagadas para llegar a una mayor audiencia. Además, esto te permitirá ser más creativo en cada publicación.
Calidad: Como bien mencionaba arriba, menos es más. Lo que quiero decir con esto es que muchas veces la cantidad baja la creatividad de las publicaciones. Es mejor tener menos pero de calidad, así cada publicación tendrá un objetivo, ¡no solo publiques por publicar! Debes de tener objetivos muy claros para cada una y siempre preguntarte ¿para qué la público? ¿Qué quiero lograr con este mensaje? ¿Cumple los objetivos del negocio? ¿Construye en beneficio de la marca? ¿Será de gusto de los usuarios? Sé que es complicado pero créeme que esto te diferenciará de los demás y hablará muy bien de tu trabajo.
Creatividad: Esta es la parte interesante. Ya que tienes un buen copy, debes de tener una imagen lo suficientemente creativa para que conecte con los usuarios y que se diferencie de todo el contenido que hay en las redes. Esto por lo regular lo hacen los diseñadores pero debes de lograrles transmitir la idea, mandándole imágenes de referencia, sentándote con ellos para lograr un trabajo en equipo y que todo sea congruente. He visto muchas veces que el copy es bueno pero la imagen no conecta o viceversa, la imagen es muy buena pero el copy no hace match.
Conectividad: Aquí es dónde muchos se pierden pero en realidad es muy fácil. Existen muchas empresas que se dedican a estudiar el comportamiento de los usuarios en Internet, esto te servirá para orientarte y encontrar en qué redes está tu público objetivo. Te recomiendo visitar la página de IAB que seguro te será de gran utilidad para este punto ya que es una de las empresas más reconocidas en la industria.
Constancia: Recuerda siempre ser constante, eso te lo agradecerán los usuarios que ya encontraron algo en ti. Debes de mantenerte ahí con ellos, generando contenido de valor, que lleve una estrategia y un objetivo claro porque de no ser así puedes perder lo mucho que has logrado en el periodo.
Cuantificable: Ahora que ya sabes lo anterior, viene la parte más interesante. El usuario es exigente y cambia todos los días, por lo tanto debes de estar analizando los resultados de cada publicación y determinar qué ha gustado y qué no para así siempre darle lo mejor a tus seguidores. El éxito también se centra en optimizar ya que el usuario se puede empezar a aburrir y es ahí dónde debemos de ajustar para mantenernos siempre diferenciados a todo el contenido de la red.
Diego Luna, Merca 2.0

5 consejos para hacer un videocurrículo creativo

Si quieres probar el videocurrículo y sobresalir del resto, tienes que tomar en cuenta estos 5 consejos para que tu VC sea un éxito.
1- Reflexión antes de empezar
El videocurrículo presenta varios aspectos que no tiene el formato escrito, por eso antes de empezar se tiene sobre los puntos claves, se aconseja no pasar de 90 segundos la presentación. Es importante reflejar sinceridad, naturalidad, y confianza.
2- No siempre es necesario
A muchas personas le puede beneficiar mostrar su imagen, pero a otras no, reflexiona este punto.
3- El saludo inicial
Hay que mostrar una expresión amable para romper el hielo y no hacer referencias de tiempo, no se sabe cuándo verán el video.
4- La experiencia
A este apartado es al que se le tiene que dedicar más tiempo, y relatar en orden cronológico los trabajos que se han tenido.
5- Resumen
Se hace un resumen de lo expuesto y se dice por qué eres el candidato adecuado, cierras con un agradecimiento por el interés de ver el video.

Cómo cuidar tu lenguaje corporal en una entrevista de trabajo

De acuerdo con un nuevo estudio, la mitad de las empresas aseguran que les bastan 5 minutos para saber si una persona es la más indicada para un puesto de trabajo en su compañía.
Así que lo que ocurre durante ese tiempo, tanto a nivel verbal como no verbal, es clave para conseguir el empleo al que quieres optar. Por eso, hoy te contamos los errores de lenguaje corporal que debes evitar en una entrevista de trabajo.
En el estudio han participado 2.595 personas que reclutan personal a diario en sus empresas o son jefes de RRHH, por lo que es un informe bastante fiable.
La mayoría trabajan en el sector privado y, aunque discrepan en algunos aspectos, todos coinciden en 5 puntos. ¿Quieres saber cuáles son?

1. Evitar contacto visual

Evitar el contacto visual en una entrevista de trabajo es el error más común que podemos cometer. Lo desaprueba el 67% de los entrevistadores.
Debes intentar mirar al entrevistador directamente a los ojos, pero sin incomodarlo. Recuerda que una mirada fija puede ser interpretada como una señal de agresión y una mirada de costado es interpretada como una mentira.
De hecho, lo que debes intentar proyectar es empatía, entusiasmo e interés

2. No sonreír

Existen algunos pequeños detalles de lenguaje corporal que, si bien suelen pasar desapercibidos, son trascendentales para triunfar en una entrevista de trabajo. Entre ellos, se encuentra la sonrisa.
Esto no quiere decir que, cuando lleguemos, le tengamos que contar un chiste a nuestro futuro jefe. Sin embargo, no sonreír durante la prueba de acceso está mal visto por muchos entrevistadores. Concretamente, por un 39%.
Y es que sonreír demuestra empatía y autocontrol, además de ser un elemento que genera distracción.

3. Jugar con algo que hay en la mesa

Si coges algo que hay en la mesa y empiezas a jugar con ello, la impresión que darás al entrevistador es que eres una persona que te distraes con facilidad.
Además, implica que estás nervioso y que no controlas las situaciones de estrés.
Lo desaprueba el 33% de los entrevistadores, por lo que mucho ojo con coger nada de lo que hay en la mesa, aunque sea un simple bolígrafo.
Nosotros te recomendamos identificar esos tics y tratar de controlarlos. Por ejemplo, si sueles jugar con anillos o pulseras, no los lleves ese día. Aunque, sin duda, y aunque parezca difícil, la mejor forma de controlarlos es intentar relajarse antes de la entrevista, sentirse cómodo.
Debes proyectar una imagen de interés hacia el entrevistador y estar distraído con los elementos que te rodean demuestra lo contrario.

4. Tener mala postura

Tu madre tenía razón: tener una mala postura te ocasionará muchos problema y no solo de espalda.
También puede hacer que no te cojan en el trabajo que deseas. Según el 30% de las personas encargadas de reclutar personal, tener una mala postura denota desconfianza y dejadez.
Lo mejor que puedes hacer en este caso es sentarte derecho, pero sin forzar la postura. Eso demuestra confianza y seriedad al entrevistador.
No debes apoyarte sobre la mesa y por supuesto nada de recostarse hacia a atrás en la silla. Por otra parte, tu cabeza debe estar erguida y derecha.
Nosotros te recomendamos sentarte un poco al borde de la silla para demostrarle interés a tu entrevistador. Pero, sobre todo, debes evitar estar excesivamente rígido, como paralizado.

5. Moverse en el asiento

Moverse excesivamente en la silla donde estás realizando la entrevista de trabajo es un error más común de lo que piensas. Según los psicólogos, es una muestra de nerviosismo y, por lo tanto, de inseguridad.
Esto genera mucha desconfianza en uno mismo y, por lo tanto, también la generará en el entrevistado.Te recomendamos buscar una postura cómoda y discreta, ya que está mal visto entre el 30% de los entrevistadores.
Si sigues estos consejos y estás cualificado para el empleo al que optas, seguro que conseguirás el trabajo que te propongas.

7 tips para ser un profesional exitoso

Algunas personas creen que uno nace exitoso o no, pero la ciencia no respalda eso. Todas las personas pueden tener éxito, sin importar los ámbitos de la vida, sus orígenes, y las disposiciones genéticas.
De hecho, los estudios sobre personas exitosas parecen sugerir que es más cuestión de hábitos y perspectivas –cosas que uno puede aprender y cultivar– más que cualquier rasgo inherente. Más educación que naturaleza, si se quiere decir.
Si usted está interesado en mejorar su propio cociente de éxito, siga estos siete consejos, todos respaldados por la ciencia.
1- Amplíe su red: Según múltiples estudios, revisados por colegas, el hecho de tener simplemente una red más amplia, incluyendo personas con las que usted no tiene contacto, fue el mejor predictor de éxito, en comparación con los que tenían redes cerradas más pequeñas. Conocer gente nueva fuera de su zona de confort e industria podría ser lo mejor que usted puede hacer para mejorar su éxito.
2- Aplique el efecto Zeigarnik en el trabajo: El efecto Zeigarnik establece que los proyectos o tareas inconclusas se quedan en nuestro cerebro más que los acabados. Así que si usted tiene algo que ha estado posponiendo, dé el primer paso para empezar. Es probable que, el efecto Zeigarnik entre en funcionamiento, y que su cerebro le pida continuar –solo por ese sentido de culminación.
3- Adopte una postura de poder: Si usted ha escuchado las populares charlas TED de Amy Cuddy, sabe que su lenguaje corporal no solo influye en cómo lo perciben los demás, sino también en la forma en que realmente se siente consigo mismo. Practique el hábito de adoptar una de sus posturas de poder , y usted se sentirá y actuará de una manera más poderosa y exitosa de forma natural.
4- Programe sus decisiones para las horas de la mañana: En el mundo moderno, tenemos que tomar decisiones durante todo el día, todos los días, y esto puede causar una fatiga de tomar decisiones. El simple hecho de analizar y tomar decisiones importantes al principio del día, puede aumentar nuestras posibilidades de hacer la mejor elección.
5- Medite durante 12 minutos: Los estudios muestran que al menos 12 minutos diarios de meditación tiene importantes implicaciones para su salud cerebral y su memoria. También es bueno para sus niveles de estrés y su salud física, los cuales pueden ser indicadores de éxito.
6- Céntrese en el progreso como una recompensa: Por lo general se sabe que persuadir a comportamientos positivos con premios, como bonos o aumentos de sueldo, es la mejor manera de motivar a la gente. Pero, en realidad, según la ciencia, el dinero es en realidad un pobre predictor de éxito. Centrarse en el progreso –es decir hablar de lo lejos que ha llegado en lugar de lo que le queda por hacer– es un mejor predictor de éxito.
7- Equivóquese: Los innovadores, CEO, y todo tipo de personas de éxito a menudo ven el fracaso como un momento clave para su éxito. Reconocer sus fracasos, y lo más importante aprender de ellos es una forma clave de las personas de éxito para aprender y crecer. Trate de evaluarse a sí mismo antes de empezar a echarle la culpa de sus errores a factores externos. Incluso podría señalar los errores en su diario y comenzar a revisarlos para detectar patrones y armar lecciones.
Si bien el éxito podría no ser algo genético, este requiere una cierta preparación mental: una de constante aprendizaje y mejora. Acérquese a su éxito como un experimento y pruebe algunas de estas sugerencias.

Cómo ser un líder seguro de sí mismo

Tener confianza en tus habilidades como emprendedor te permitirá liderar y tomar decisiones para el éxito de tu empresa.

Hay muchas cosas que los emprendedores necesitan para ser exitosos: Una buena idea de negocio, dinero o inversores, un plan de marketing sólido, un equipo inteligente que te ayude a arrancar, entre otras. Pero existe al menos una cosa que un emprendedor necesita más que nada: seguridad en sí mismo.
Se requiere de una persona determinada y con coraje para lanzar un nuevo producto o servicio al mercado, especialmente si se trata de algo que nadie jamás ha visto. Una persona necesita ser audaz y tener agallas para liderar un equipo, comunicar una visión y crecer una empresa.
Aunque nadie es inmune a los episodios de inseguridad, los emprendedores que quieren alcanzar el éxito deben tener seguridad en lo que son y hacen, así como ser capaces de imprimir el mismo espíritu en las personas que le ayudarán a lograrlo.
Te compartimos siete formas de convertirte en un líder más confiado:
1. Conócete a ti mismo: los emprendedores generalmente quieren hacer todo ellos mismos. Pero a menos de que tengas súper poderes, eso no es posible. Además debes aceptar que no eres experto en todo y que necesitarás ayuda para arrancar tu startup.
Evalúate a ti mismo. Descubre para qué eres bueno y para qué no. Ten confianza sobre las habilidades que posees y enfócate en ellas. Contrata personas que se encarguen del resto.
2. Establece expectativas racionales: una vez que te enfocas en las cosas para las que eres bueno, también entiende lo que es humanamente posible de alcanzar. No necesitas ser siempre 100 por ciento perfecto. Incluso una estrella de rock está destinada a fracasar si establece metas irracionales.
Puedes fijar tu propia vara de éxito midiéndola frente a lo que esperas de tus colegas. Pídele a tu mentor que te diga qué espera de ti. Después ten la confianza de que lo podrás conseguir.
3. Deshazte de la negatividad: la negatividad y la confianza no van de la mano. Una persona no puede ser verdaderamente segura de sí misma si se enfoca en sentimientos de duda o ansiedad.
Si te sientes negativo acerca de algo, entonces pon a prueba la suposición. Por ejemplo, digamos que crees que eres pésimo haciendo presentaciones. Pregúntate: ¿por qué pienso así? ¿qué evidencia existe que soporte esa creencia? Si el sentimiento tiene cierta validez, piensa qué puedes hacer para resolver el problema y tener mayor confianza.
4. Vístete para el éxito: vestirte bien puede mejorar la forma en que los demás te perciben y también la forma en la que tú te ves. El atuendo apropiado depende de varios factores, incluyendo la industria a la que perteneces, pero generalmente debes vestirte de una manera que sugiera que estás preparado y que tienes el control.
5. Actúa sin dudarlo: verte bien es sólo la mitad de la batalla. Un emprendedor exitoso también quiere actuar con confianza. Alguien que es visiblemente seguro de sí mismo no duda entre la decisión de actuar y la acción. Si te sientes inseguro acerca de un tema, pregúntate qué te está deteniendo. La respuesta puede ayudarte a superar la falta de confianza.
6. Prepárate: para actuar sin dudas, necesitas estar preparado. Puede sonar obvio, pero nunca vayas a una reunión sin haber hecho la tarea. Lo mismo sucede en cualquier parte del negocio. Actuar con base en conocimiento tangible es mucho mejor que simplemente hacerlo a la ligera. La preparación ayuda a borrar la duda y te hace ver bien.
7. No dejes que un exceso de confianza entorpezca tu éxito: sespués de iniciar una empresa que alcanza un éxito rápido, los emprendedores a veces dejan que se les suban los humos. El exceso de confianza no sólo puede desmotivar a los demás, sino que también puede cegarte de los cambios que necesita tu empresa.
Ser seguro de ti mismo no significa que pienses que no puedes hacer nada mal. Cuando los mercados se transforman, no siempre puedes seguir el curso y conservar el éxito. Un emprendedor confiado sabrá cuándo hacer cambios que modelen su empresa para el éxito.

El poder de la ambición

Disfruto mucho trabajar con personas ambiciosas. Saben lo que quieren, tienen sus metas claras y se exigen para conseguirlas. Aceptan los retos y los disfrutan: saben que son elementos necesarios para avanzar y aprender.
Las personas ambiciosas toman su destino en sus manos y no se sientan a esperar que alguien más se los dé servido. Tienen fuerza de voluntad y determinación. Saben a dónde van y lo que tienen que hacer para llegar. Son capaces de transformarse y crearse a la medida de sus sueños y ambiciones, siempre atentas a las oportunidades que existen para quienes están dispuestas a verlas y esforzarse por ellas.
La ambición es un gran motivador para crecer y desarrollarse. Para tener éxito – nadie es exitoso sin ambición. Los que ambicionan ser más, saber más, hacer más, dar más o tener más, tienen un propósito y un motor interno poderoso que los impulsa a atreverse a soñar más grande y a llegar más lejos. La ambición los moviliza para avanzar y lograr lo que se proponen. Bien canalizada y con valores, la ambición es reflejo de una sana autoestima y una capacidad mayor de abstracción y de visualización del futuro. A las personas ambiciosas les brillan los ojos cuando se acercan a sus objetivos. Vibran por ellos y tienen un entusiasmo contagioso por lograrlos. Inspiran y motivan a los demás.
Es importante destacar que el ser ambicioso no es implícito de no tener valores o ética. Tampoco es sinónimo de descontrol o manipulación, como muchas veces se piensa en nuestro país. Aquí no valoramos la ambición. Le tememos y desconfiamos de ella (casi tanto como el éxito ajeno). Rápidamente la confundimos con la ambición desmedida. Como si toda persona ambiciosa fuera de por sí capaz de dañar a otros. Por supuesto que hay muchos con ambiciones sin limites – estereotipados como el malo de la telenovela – capaces de cualquier cosa por conseguir sus objetivos. Pero el que existan personas así, no descalifica a quienes tienen un sano y positivo nivel de ambición.
Por otro lado, las personas sin ambición le piden poco a la vida y eso es lo que obtienen, poco o nada. No tienen sueños, no tienen visión, rumbo ni destino y por tanto nunca llegan a ningún lado. Algunos son conformistas, otros son pasivos – carecen de motivación. Muchos viven amargados sin comprender que su falta de ambición es lo que sabotea su futuro: no son capaces de imaginarlo y por tanto, de crearlo para ellos mismos. Las personas sin ambición tienden a no ser leales a si mismos: no tienen el coraje para arriesgarse a tener éxito, no apuestan por ellos mismos. Lastimosamente, es como si tuvieran sus alas amarradas y no se dieran cuenta. Nos toca enseñarles a nuestros hijos el poder de la ambición y de los sueños grandes. Son los importantes motivadores del éxito personal y colectivo. Y que la ambición puede – y debe ser también – en beneficio de otros y del bien común.
Exijamos hoy a quienes liderarán nuestro futuro que nos ofrezcan una visión de país muy clara, con metas ambiciosas y muy retadoras que nos inspiren a todos a lograrlas. ¡Solo así lograremos el país prospero, justo y equitativo que queremos y nos merecemos!
-Inés Temple, presidente LHH-DBM Perú.